Logo

ENVIO URGENTE EN 24 HORAS
inicio contenido blog

Cómo diseñar tu propia silla mecedora

Supongamos que en lugar de comprar una mecedora, decides hacer una por tus propios medios. Se venden piezas prefabricadas para armarlas, pero lo que quieres es crear una desde cero, con un diseño propio. Aquí te brindaremos cinco pasos clave para construir una mecedora funcional con el sello inconfundible de tu estilo.

Paso 1: Tamaño y comodidad
Una mecedora de roble puede construirse de cualquier tamaño, grande o chica. Como norma, el asiento debe ser al menos cuatro pulgadas más ancho que el ancho de la persona que se sentará en ella. Si estás construyendo una mecedora para un niño, hazla más grande para contemplar su crecimiento durante algunos años. Ten en cuenta que el respaldo ocupará entre 1 ½ y 2 pulgadas, así que añade suficiente profundidad como para permitir su colocación.

Paso 2: Espacio del riel
Si los rieles o balancines de la mecedora son demasiado largos, presentarán un alto riesgo de tropiezos. Si son demasiado cortos, la silla se sobrebalanceará fácilmente, resultando en inclinaciones muy profundas y posibles caídas de su ocupante. En general, los rieles no deben extenderse más que dos pulgadas más allá del borde delantero del asiento, y los extremos traseros de los rieles deben ser de 4 a 6 pulgadas más largos que el borde trasero del asiento. Tener un balancín más largo en la parte trasera de la silla previene balanceos excesivos y brinda un movimiento oscilante consistente cuando la silla está en uso.

Paso 3: Ángulo del riel
El riel de la mecedora sigue un arco suave, pero no debe ser uniforme. Algunos balancines se doblan bruscamente hacia arriba en la parte frontal, y tienen una larga y gradual curva de pendiente desde ese punto hasta la parte trasera. Si la curvatura es demasiado pronunciada, la mecedora brindará una peculiar sensación de ladeo cada vez que se balancee. Una mecedora clásica tendrá rieles frontales y traseros que se extiendan entre  1 ½ y 2 pulgadas sobre el suelo.

Paso 4: Fijar las patas
Para un equilibrio adecuado, las patas deben extenderse más allá de la base del asiento a un ángulo mayor que 5 grados. Como norma, las patas deben introducirse o entrar en contacto con los balancines aproximadamente al nivel de los bordes del asiento. Usar un ángulo más grande está bien, pero un ángulo menor hará que la silla sea propensa a inclinarse demasiado o a romperse, debido a que las patas se verán forzadas a adaptarse al incremento de la tensión.

Paso 5: Ángulo del respaldo
El respaldo de la silla puede ser sólido o estar construido con rieles. De igual manera, puede ser un respaldo recto, colocado en ángulo o incluso construido con una curvatura especial que se adapte al cuerpo de una persona en particular. Algo a tener en cuenta es que a medida que se incrementa el ángulo del respaldo, también debe incrementarse la longitud de los balancines, generalmente una pulgada por cada cinco grados de inclinación.

Mas noticias sobre: Construir mecedora

Etiquetas:

No hay comentarios

 

Dejar un comentario

fin contenido blog blackberry